VERBOS de CAMBIO en español: llegar a ser, convertirse/transformarse en, quedarse | ¿Cómo se usan?

En esta clase vamos a seguir hablando de los verbos de cambio. Ya estuvimos hablando un poquito en la clase anterior, pero hoy continuamos porque no hemos terminado, ¡hay más!

¿Cómo se usan los verbos de cambio en español?


Primero recordamos qué es un verbo de cambio: un verbo de cambio es un verbo que expresa el cambio en la calidad o en el estado de una persona, de una cosa o de un animal. El otro día vimos PONERSE, VOLVERSE y HACERSE, que expresan cambios diferentes según el verbo. Hoy vamos a ver otros tres, y el primero es:

LLEGAR A SER

Este verbo se combina con un adjetivo o con un sustantivo. Y, ¿qué tipo de cambio expresa? Expresa un cambio duradero, lento, y, sobre todo, positivo. Para que os hagáis una idea, este es el verbo que se suele utilizar para expresar un cambio que conlleva un esfuerzo anterior. Cuando yo me esfuerzo mucho para cambiar, para realizar un cambio, utilizo este verbo. Por eso se suele utilizar con profesiones, o con condiciones sociales.

Por ejemplo:
«Después de haber estudiado muchísimo, y de haber trabajado muy duro, Pepe ha llegado a ser un médico maravilloso» (porque antes ha habido un esfuerzo precedente)

Recuerda que llegar a ser se utiliza solo con personas.
¡Otro verbo de cambio! O, mejor dicho, otros verbos de cambio, porque en realidad son dos que tienen el mismo significado:

CONVERTIRSE EN o TRANSFORMARSE EN

Estos dos verbos expresan el mismo tipo de cambio, entonces los podemos utilizar como queramos (uno u otro). Pero recuerda, tienen siempre la preposición EN.

Se pueden utilizar tanto con personas como con cosas. Y, ¿qué tipo de cambio expresan? Expresan un cambio que puede ser rápido o también duradero… Pero la clave está en que es un cambio RADICAL.

El ejemplo más claro para que recordéis este verbo es el ejemplo del «príncipe que se convierte en sapo». ¿O era al revés? «El sapo que se convierte en príncipe«.. ¡Ya no me acuerdo!

Pero este es un ejemplo muy claro de un cambio radical: «un príncipe que se convierte en un sapo».

QUEDARSE

Por último tenemos el verbo de cambio QUEDARSE.
Este verbo de cambio expresa un cambio que a veces puede ser duradero, y a veces puede ser momentáneo. Pero la clave en este caso es pensar que se refiere al resultado de un cambio. No tanto al cambio en sí, sono al resultado.

Por ejemplo:
«Después del accidente mi perrito se ha quedado cojo» (Cojo significa que no puede caminar bien, por eso se refiere al resultado, a la consecuencia)

Este es un ejemplo de una consecuencia duradera. Otra consecuencia duradera puede ser quedarse calvo (sin pelo), o “quedarse huérfano”, “quedarse sordo”… Son todas consecuencias duraderas.
Pero también, como hemos dicho, podemos hablar de consecuencias momentáneas, que duran poquito en el tiempo.

Por ejemplo, quedarse afónico:

«Grité tanto en el concierto que me quedé afónica» (afónico significa sin voz)
«Cuando me dijo eso me quedé sorprendida»

¡ATENCIÓN!

¿Recordáis el verbo de cambio que veíamos el otro día “HACERSE”? (Si no lo recordáis aquí tenéis el link para ver el vídeo)
Este verbo de cambio en ocasiones también puede ser intercambiado con el verbo LLEGAR A SER, pero tenemos que estar muy atentos porque cambia un poquito el significado.

LLEGAR A SER es siempre un cambio más gradual y un poquito más lento, y además, implica siempre un esfuerzo precedente.

Por eso podemos decir:

«Se ha hecho rico» (en este caso me refiero simplemente al cambio)
«Ha llegado a ser rico» (en este caso me refiero al cambio pero con un esfuerzo precedente)

¡Qué locura! ¿Verdad?

Bueno, no os preocupéis, es más fácil de lo que parece. Y en la próxima clase, además, vamos a ver unas expresiones con los verbos de cambio. ¡Así será más todavía más fácil utilizarlos!

¿Quieres seguir aprendiendo cosas nuevas? ¡Estudia el subjuntivo en español!

Deja un comentario